Vivir sin un bebé arcoíris

A aquellos padres que han vivido la muerte de un bebé y han decidido no tener, o no han podido tener otro hijo posteriormente (llamado a veces “bebé arcoíris”). 

1.    Sigues siendo una madre. Puede ser confuso a veces y sentir que perdiste esa parte de tu identidad, pero esa parte tuya no muere con tu hijo.

2.   La historia del nacimiento de tu bebé es tan válida e importante como la de los niños que vivieron. Muchas veces cuando las mujeres se juntan y hablan sobre sus experiencias de dar a luz, te van a excluir (intencionalmente o no). Si crees que quieres participar en este tipo de conversaciones, está bien que compartas tu historia. Puede que otras personas se sientan incómodas por la historia de tu pérdida, pero es tu historia. No tengas miedo de contarla.

3.    Al principio vas a sentir una gran sensación de que perteneces en la comunidad de padres que han perdido un bebé. Sin embargo, a medida que pase el tiempo, otros padres alrededor tuyo en esta comunidad, van a tener otro bebé (su bebé arcoíris). Eso puede doler y sentirse como que estás siendo dejado atrás, aunque esas sean las personas que una vez “realmente te entendían”. Incluso la mayoría de esta comunidad no va a entender el dolor de vivir sin un bebé arcoíris. Busca a aquellos que sí entiendan y protege tu corazón como sea necesario (eso puede significar bloquear o irte de páginas/grupos o alejarte de gente que enfatizan el embarazo después de una pérdida o el embarazo en general).

4.   Es completamente normal no sentirse comprendido. Vivir como una madre que ha perdido un bebé, ya de por sí es lo suficientemente difícil. Si le agregas el dolor extra de no poder nunca criar un hijo, es algo inimaginable para la mayoría de las personas. Es normal sentirse separado de las personas y la vida en general. Pero hay otras personas en el mundo que están viviendo una experiencia similar y es importante que busques su apoyo – no estás solo.

5.   Para muchísimas mujeres y parejas, la infertilidad secundaria es un problema real. Quizás has tomado la decisión de no tratar de tener otro bebé. Vas a escuchar seguido a gente decir “la próxima vez va a ser diferente” o “a veces lleva tiempo – va a pasar cuando sea el momento correcto.” La gente no se da cuenta que esas frases son muy dolorosas, especialmente para alguien que ya ha vivido una pérdida, y aún más para alguien que ha tenido una pérdida y no va ha tener la oportunidad de tener otro bebé.

En esta comunidad, oímos a menudo como vas a vivir “una nueva/diferente normalidad” después de tu pérdida. Cuando tomes la decisión, o aceptes la realidad, de que nunca más vas a tener otro hijo, vas a tener que aprender a incorporar esto a tu nueva vida. Va ha ser como tener que aprender otra nueva normalidad nuevamente. Vas ha estar de duelo por otro tipo de pérdida – la pérdida de la oportunidad de ser padre de la manera que te habías imaginado toda tu vida.

6.    Muchas de las madres que han perdido un hijo se culpan a sí mismas o sus cuerpos por haber fallado en mantener a salvo a sus bebés. La incapacidad de poder concebir nuevamente solo logra agregar al sentimiento de ineptitud. Pensamientos como “mi cuerpo fue diseñado para hacer esto, por lo tanto, yo debo de ser menos mujer. Quizás esté fallada” son normales. Algunas mujeres puede que vean la oportunidad de tener un bebé arcoíris, como la manera de redimirse de ese sentimiento de fracaso. ¿Qué pasa entonces cuando ella es incapaz de demostrarse a sí misma que no está fallada? ¿De qué es digna de ser feliz? Eso puede llevar a sentimientos muy fuerte de desesperación y desesperanza.

7.    Cuando la rutina de desesperanza continua y no hay luz al final del túnel – cuando no hay ningún arcoíris después de la tormenta – es muy fácil para una madre el perder las ganas de vivir.  La vida se vuelve una rutina, se vuelve trivial. Hay poca alegría y esperanza. No hay solución y es difícil ver otra realidad.


AYUDA ONLINE ADICIONAL
 

Parenting Without A Rainbow - Grupo privado de Facebook para padres con hijos vivos pero que no tuvieron un bebé arco iris después de su pérdida.
Empty Arms - Grupo privado de Facebook para madres que han sufrido la pérdida de un bebé y no tienen otros hijos vivos.

Gracias a las autoras RaeAnne Fredrickson and Lisa Sissons.

“Aunque puede que no tenga hijos para criar acá en la tierra, me convertí en madre en el momento que abrí mi corazón a la idea de traer un niño a este mundo.”

Carly Marie, Project Heal