Reacciones normales durante el duelo


Puede ser de ayuda el saber como la pena y el duelo se manifiestan de diferentes maneras: ya sea físicamente, emocionalmente, cognitivamente, en  el comportamiento y la conducta. Esta información nos puede ayudar a sentirnos menos aislados y a entender que lo que estamos viviendo es normal para una persona en duelo.  Los familiares y amigos de aquellos que están en duelo también pueden beneficiarse al entender en mayor profundidad sobre esta experiencia que hemos vivido. Acá incluimos ejemplos de reacciones típicas del duelo – no todas las maneras están incluidas, solo algunos ejemplos.

REACCIONES FÍSICAS

Vacío en el estómago; opresión en el pecho, palpitaciones del corazón, sensibilidad al ruido, falta de aliento, falta de fuerza, tensión, falta de energía, boca seca, problemas gastrointestinales, pérdida de libido, falta o exceso de apetito, pérdida o aumento de peso, agotamiento, presión en la garganta, vulnerabilidad a las enfermedades, dolores de cabeza, mareos, dolores musculares, disfunción sexual, insomnio, temblores

REACCIONES EMOCIONALES

Entumecimiento, alivio, emancipación, tristeza, anhelo, ansiedad, miedo, culpa, remordimiento, vergüenza, soledad, impotencia, desesperanza, abandono, pérdida de control, vacío, desesperación, ambivalencia, pérdida de la capacidad de sentir placer, susto

REACCIONES COGNITIVAS

Estado de despersonalización, confusión, incapacidad de concentrarse, idealización del fallecido, pensamientos o imágenes del fallecido, sueños del fallecido, sentir la presencia del fallecido, experiencias alucinógenas visuales, del olfato, del tacto, o auditivas, búsqueda del significado de la vida y la muerte

REACCIONES DE CONDUCTA O COMPORTAMIENTO

Deterioro del rendimiento en el trabajo, llanto, retraimiento, evitar cosas que nos hagan acuerdo del fallecido, buscar o llevar con uno recordatorios del fallecido, sobre reaccionar, cambio en las relaciones

“La realidad es que vas a vivir el duelo para siempre. No vas a superar la pérdida del ser amado; vas ha aprender a vivir con ella. Vas a sanar y vas a reconstruirte alrededor de la pérdida que sufriste.  Vas a volver a estar entera de nuevo, pero nunca serás la misma persona. No serás la misma y no querrás ser la misma.”

Elizabeth Kubler Ross & John Kessler